Tips y consejosUncategorised

NUNCA ES TARDE PARA SER FELIZ

La edad no importa. La edad es un número y ¿cuantas veces estamos sujetos a ese número?  ¿Cuantas veces te han hecho preguntas como… ¿y aún estás estudiando? ¿y cuándo te casas? ¿y no quieres tener hijos? Y cuando ya tienes el primero te preguntan… ¿y no quieres tener otro?  Y mientras tanto, yo me pregunto, ¿es que hay una edad para cada cosa? Porque en mi vida no hay sitio para pautas, y siempre las he evitado. Jamás me ha gustado que me impusieran nada, ni mis padres. Como para permitir que lo haga una sociedad.

Vivimos en una sociedad que intenta cronometrarnos, cabe decir que solo a quien se deja, que por suerte cada vez somos más las personas que rompemos con esos estereotipos impuestos. Siempre me ha gustado ir a mi aire y  hacer lo que siento en cada momento. Y a veces, he caído en una  piscina vacía, aun siendo advertida pero ¿sabes?  prefiero caerme, hacerme daño y levantarme yo sola, porque de los fracasos se aprende mucho más que de las victorias. Somos quien somos gracias a las derrotas, a los éxitos y a todo lo vivido en nuestra vida, eso es lo que define quienes somos. Y orgullosa de todas las veces que me he caído, solo han sido dosis de impulso.

Nunca es tarde. Nunca es tarde para ser feliz. Tengo 31 años y no estoy casada, no vivo en pareja, no tengo hijos, ni tampoco pienso en ello de momento. Tengo un espíritu libre y unas ganas de vivir, de aprender y de viajar que me inundan el alma. Me gusta vivir intensamente, saborear cada momento. Empecé con mi blog en octubre de 2015, lo llamo blog, porque es en lo que se ha convertido este rinconcito de mi vida al que le dedico todo mi cariño y tiempo pero que empezó siendo un espacio donde colgaba mis platos y recetas de todo lo que comía, empecé a tomar consciencia de una vida y unos hábitos saludables; quería demostrar y ayudar a las personas que como yo, se encontraban perdidas ante alimentos y pautas completamente nuevas. Empecé como puro hobbie y a día de hoy sigue siendo mi hobbie, y eso es lo más bonito, hacerlo porque sí, porque no es una obligación, y me aporta tanto.

A lo que profesionalmente me dedico y me he dedicado siempre desde que empecé en el mundo laboral es a la administración en el sector de la sanidad, comodidad, pero no ambición. En 2017 parece que algo me llama la atención, la NUTRICIÓN. Realizo un curso que me encanta, empiezo a leer muchísimo sobre el tema, me compro infinitos libros, aprendo muchísimos conocimientos, preparo algunas dietas para personas de mi entorno y con grandes resultados pero falsa alarma,  me doy cuenta que no, que me encanta aprender y saber sobre nutrición pero a título personal y no para dedicarme a ello. Considero que es una delicia saber, tener nociones sobre cosas tan importantes como es la nutrición. Para mí la nutrición es la base de todo, de la salud, del humor, de las relaciones, del físico, etc.   Me doy cuenta que a mí lo que me chifla  en realidad es lo que hay detrás de esa nutrición, de esas recetas, de esas fotos bonitas, de esas personas, a mí lo que me gusta de verdad es lo que pasa detrás de las redes sociales, lo que hay detrás de la publicidad, lo que hay detrás de un influencer o creador de contenido, lo que hay detrás del marketing, de un evento o de una marca. A mí lo que me llena es eso, el mundo de la COMUNICACIÓN DIGITAL. Actualmente, cuando me invitan a cualquier evento vía blog, a cualquier restaurante o cuando realizo alguna acción con cualquier marca o empresa, me encanta, me encanta que cuenten conmigo, me lo paso genial pero a mí lo que me ilusiona es estar al otro lado, ser yo la que busque los medios para llevar a cabo una acción par la marca. Ser yo la que organice un evento o una campaña en lugar de ser la asistente, ser esa asistente desde el otro lado, desde el lado  que cuida de todos los asistentes y que procura que todo salga con éxito. A los 30 años encuentro mi sitio, algo que me apasiona, me ilusiona, así que, para adelante Nuria! Me matriculo en la universidad para graduarme en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Barcelona.

Un esfuerzo a todos los niveles, ya que compagino mi trabajo, con los estudios presenciales, con mi casa y lo que eso conlleva, preparar comidas, cenas, desayunos y meriendas, poner lavadoras, tenderlas, doblar la ropa y plancharla, ir a la compra, limpiar y aún encontrar sitio para dedicarme a mí, a ir al gimnasio, a leer, a escucharme. A dedicarle a mi pareja, a mi familia y a mis amigos y por supuesto tiempo para viajar y dedicarle a mi otro hobbie; mi comunidad virtual creada por todos los que estáis aquí conmigo, leyéndome. Y digo mi otro hobbie, porque me apasionan las motos, hasta hace unos meses pilotaba una Suzuki GSXR 600 y colaboraba con una revista de motos haciendo pruebas, rodando con ellas y saboreándolas bien. Salir de ruta los fines de semana con mi grupote de amigos y darnos un merecido almuerzo era mi recompensa de toda la semana, pero  eso ahora ha cambiado. Tuve que renunciar a las motos por falta de tiempo, ahora mis rutas en moto se han convertido en trabajos para la universidad o día de compras y mealprep. La vida es cambiante y todo son etapas, de eso estoy segura por eso saboreo cada una de ellas, con lo mejor y con o peor que me ofrece cada una.

Cuando acabe la carrera probablemente tendré 35 años y no me importa competir con las personas de 22 que acabarán conmigo. Porque lo que estoy aprendiendo, lo que estoy disfrutando y lo que me da cada clase y cada profesor no se compara a nada. Porque la experiencia y lo vivido no lo pone en ningún currículum, y eso a veces te abre muchas más puertas.

Porque las cosas se hacen cuando se sienten y no cuando la sociedad  dicta que es el momento. Porque no hay nada más satisfactorio que hacer las cosas porque te hacen feliz, porque quieres hacerlas. Mañana no se que pasará ya que el futuro es incierto para todos,  por eso me apresuro en vivir hoy, el presente, es lo único seguro que tengo y no pienso perderme ni un solo segundo de él.

¿Sabes cuando “el qué dirán” deja de importarte? Eso es la madurez y no hay nada más bonito que ser una mujer madura, bonita y con experiencia en la vida, esa carrera de fondo de la que no te hablan en la escuelas, y la que te va a servir toda la vida.

Y con esta entrada de hoy quiero a animar a cualquier persona a derrumbar barreras, unas barreras impuestas por la sociedad e interiorizadas por nosotros. Haz lo que lo que te haga feliz, sin edad, sin tiempo ¿Qué es el tiempo para ti? Haz lo que realmente desees. Si no lo haces tú, nadie lo va a hacer por ti y recuerda que nunca es tarde, nunca es tarde para ser feliz, las barreras nos las penemos nosotros mismos sin darnos cuenta.

Lánzate, estudia, enamórate, emprende, viaja, bebe, ríe a carcajadas, baila, no tengas miedo. Si lo deseas, ve!

Que de la vuelta. Haz que este post de la vuelta.