Hace algunos años decidí que era tiempo de cambiar mi vida. Eso significaba tomar el control y tomar decisiones importantes. Necesitaba sentirme bien conmigo misma, segura de mi misma, confiar en mi misma  y sobre todo creer en mi misma. Empecé el rumbo hacia un modo de vida saludable cambiando mis hábitos alimenticios y añadiendo a éste, el ejercicio físico. Una vez adentrada en este mundo, entonces nuevo para mí, encontré mi sitio, encontré mi equilibrio y encontré mi camino para ser feliz.

Cuando llegan los resultados empieza la adicción.