Tips y consejos

7 ERRORES DE UNA DIETA

img_9650

Cuando escuchamos la palabra dieta la cabeza nos lleva a pensar en una alimentación saludable a base de ensaladas y frutas pero una dieta va mucho mas allá de eso. Depende del caso, la circunstancia y el objetivo, una dieta variará en función de cada persona y es por ello que la misma dieta no vale para cualquier persona. Una dieta se construye y se ajusta teniendo en cuenta muchos factores.

1. La báscula, gran enemiga

El gran error de la mayoría de las personas que empiezan una dieta es pesarse constantemente. ERROR! El peso de nuestro cuerpo varía constantemente a lo largo del día tanto por lo que comemos, evacuamos o quemamos.

Es recomendable pesarse una a dos veces al mes para tomar una ligera referencia, siempre en la misma báscula, a la misma hora y preferiblemente en ayunas y sin ropa pero no olvides que el mejor reflejo y resultado se ve en el espejo.

2. El deporte no lo es todo, no te obsesiones

Aunque es imprescindible combinar el deporte con un plan de dieta cuando queremos bajar de peso, no hay que obsesionarse  con esto. El papel más importante lo juega la constancia alimenticia. Hay que encontrar el equilibrio entre la ingesta de calorías y la quema en el ejercicio ya que si quemamos mucho más de lo que ingerimos podríamos sufrir un desgaste desencadenado a otro tipo de problemas de salud.

3. Varia alimentos y no caigas en la monotonía

Cuanto más variados sean los ingredientes y alimentos que introduzcamos en nuestra dieta menos percepción de que estamos a dieta tendremos e indirectamente no sentiremos la necesidad de saltárnosla o pasar ansiedad cayendo en la monotonía. Dentro de cada grupo de alimentos existen muchas variedades donde poder elegir sin variar el aporte calórico ni nutricional.

4. Date un capricho solo si estás preparado mentalmente

Puedes darte un capricho una vez o dos por semana según tu objetivo como recompensa al esfuerzo y al trabajo bien hecho. Es importante que lo hagas si eso te va a hacer sentir bien mentalmente y vas a disfrutar de ese momento, tomándotelo como ese momento de placer sin contar calorías ni milimetrar cada ingesta. Si por el contrario, vas a sentirte mal mientras estás comiendo o  después de hacerlo no lo hagas, ya que no lo disfrutarás,  romperás tu rutina en las siguientes comidas y mentalmente conseguirás el efecto contrario, el denominado sentimiento de culpa.

 5. Bebe mucha agua

Hidratarse es importante. Se recomienda beber entre 2 y 3 litros de agua diarios contando los cafés, las infusiones, sopas o bebidas bajas en calorías.

OJO! Es importante no exceder esta cantidad ya que acabaríamos eliminando por la orina muchos minerales necesarios y estaríamos haciendo trabajar al riñón más de lo imprescindible.

6. La dieta es individual y personalizada

La dieta que a un conocido tuyo le ha dado muy buenos resultados puede ser que a ti no te haga ningún efecto o por el contrario te sorprenda con el efecto contrario. No debemos olvidar que cada cuerpo actúa y reacciona de forma diferente ante una dieta. Cada cuerpo según circunstancia y objetivo variará en cuanto a alimentos, cantidades y número de tomas. Por lo tanto, no debemos olvidar que cada dieta es INDIVIDUAL y personalizada para cada persona.

7. Confía  en tu preparador

Si te has puesto en manos de un preparador o alguien que lleve tu dieta confía en esa persona. Si has decidido ponerte en sus manos ahora solo tienes que dejarte llevar, ella te marcará el camino y tu solo tienes que obedecer y seguir sus directrices. Es importante la confianza y la comunicación entre ambos para obtener unos mejores resultados.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario